La vajilla de las bodas, mi última obsesión

Recuerdo que organizando mi boda Paloma y Alejandra, de La Colombine, como sabéis son quiénes me ayudaron a organizar mi boda, me hablaron de tener una vajilla diferente en mi boda, y la verdad es que a pesar de que me hubiera encantado, no sé por qué decidí ir a lo práctico, no quería más quebraderos de cabeza ni gastar más de lo necesario, esto de llevar tanto tiempo en las bodas me hizo pensar durante todo el año de los preparativos que tendría una boda sencilla sin demasiados extras, y ahora me arrepiento enormemente, porque es ver mesas de boda con vajillas diferentes y enamorarme perdidamente. Continue reading

Alerta: ¡Se llevan las mesas en forma de ‘U’!

Me aburren las mesas redondas, imagino que es porque es a lo que estoy acostumbrada y lo que siempre veo por eso en mi boda quiero hacer cosas diferentes, aunque siempre digo que no quiero un circo, ni una boda llena de extras,  quiero algo sencillo pero con toques que tengan nuestra personalidad, todo en su justa medida, que últimamente las bodas se han convertido en un poco de todo y un mucho de nada, no sé si me entendéis. Continue reading

A quién seguir en Instagram si te casas

Aviso a navengantes… este post lo tengo empezado de hace unos días y hoy de repente veo uno parecido en Telva noooo, aún así aquí os lo dejo que son perfiles diferentes y he hecho una labor de investigación larga 🙂

En el metro, de camino a casa, antes de dormir, en la cola del supermercado, durante los partidos de baloncesto (que ve mi futuro maido), en la bicicleta estática… todo el día estoy enganchada a Instagram descubriendo genialidades que me inspiran para mi boda… ¿también os pasa? Continue reading

¿Sabes cómo llevar tu ramo de novia?

Hace un tiempo leí un post en el blog de Elena de De boda con Marón y no pude estar más de acuerdo, ahora traigo aquí este tema porque he visto a un montón de novias que no saben cómo llevar el ramo, está claro que no estamso acostumbradas a ir por la calle con un ramo de flores y ni mucho menos ir andando, y si a eso le sumas nervios y mucho estrés ni te cuento. Continue reading