Otra de mis bodas en Córdoba

Como os prometí la semana pasada os pondría algunas de las fotos que hice en la boda que estuve hace dos fines de semana y… ¡voilá! Es una pena que no pudiera hacer más porque se me acabó la batería del iPhone, porque había un montón de cosas preciosas para enseñaros… 🙁

Os cuento, la boda fue del hermano de una de mis mejores amigas, se celebró en Córdoba, la misa fue en la iglesia de Ntra. Sra. de la Trinidad y la celebración en Torre de la Barca, del grupo Bodegas Campos, y os t raigo algunos detalles de los mismos, además de los preciosos tocados de mis amigas. Veamos:

  • Una de las ideas que me fascinó y que nunca había visto fue dos cestitos de mimbre llenos de margaritas pequeñitas, que repartieron las primas del novio a los invitados en la puerta de la iglesia. Me encantó mucho más que el arroz, los pétalos o el confeti. ¿Qué os parece?

 

  • A la entrada de la iglesia había dos cestos enormes llenos de paniculata espectaculares que daban mucha luz y un toque romántico que me encantó.

 

  • En el salón en el que tomamos el aperitivo había pequeños rinconcitos con mucho encanto como éste que era un mueble en un tono verde empolvado, con faroles con flores y velas, cestos con flores silvestres, y otros más pequeñitos, que nos se ven, llenos de azuladas hortensias.

 

  • Los meseros eran estas preciosas acuarelas con dibujos y nombres de árboles frutales. ¡Muy fresco!

  • El menú venía impreso en un cartel de una corrida de toros, y hacía un guiño sentimental ya que el torero Rafael González, ‘Machaquito’ era el bisabuelo del novio.

 

 

  • Los tocados de mis amigas eran todos preciosos, son de Rita Von, y cada uno tiene un estilo diferente. Este de mi amiga Ángela era un plato redondo en tono tostado con flores en coral, fresa y beige, perfecta combinación de colores para dar luz a una boda de otoño.

 

  • El tocado de Lourdes es una maravilla. Una redecilla vintage en negro que llevaba a los lados dos peinas decoradas con abalorios también en negro que daba a su recogido y a su estilismo el toque perfecto.

 

  • El tocado de María era súper primaveral, en tonos malva y rosados, la redecilla con plumeti iba en azul marino y le daba a su look sobrio y elegante, un toque divertido y con estilo.

 

 

  • Cristina eligió para la ocasión un clásico que no falla en black&white, en un plato de rafia con pliegue y una flores enormes en negro ¡súper llamativo y espectacular!

 

 

 

¡Espero que os sirvan estas ideas para vuestras bodas, tanto para novias como para invitadas!

Leave a Comment.