Una boda diferente de principio a fin…

 

Hola bodaclickers!! ¿Qué tal? ¿Cómo ha ido vuestro finde? Yo he tenido un finde lleno de emociones, os he tenido abandonadas unos días, por motivos personales, pero ya estoy aquí, y quiero contaros un montón de cosas de la maravillosa boda en la que he estado este fin de semana.

Mis amigos Mario y Bea se casaron el sábado, y fue mejor de lo que esperaba, los dos han cuidado cada detalle para que su boda fuera perfecta, y lo ha sido. Hace unas semanas os contaba cómo fueron sus invitaciones de boda ¡os dejo el enlace para que las recordéis!

Hoy, y antes de enseñaros algunas fotitos de esa maravillosa boda os quiero contar cuál fue el regalo que le hicimos unos cuantos amigos, y os pongo en antecedentes:

A la hora de hacer los regalos de una boda, casi siempre se suele ingresar dinero o hacer un regalo de la lista de boda, pero en el caso de los amigos íntimos, en nuestro caso, nos gusta hacer un regalo especial, y personal que no olviden nunca, y aunque es un poco más difícil, siempre hay algo que les pueda hacer más ilusión que dinero.

 

 

Lo mejor es que os reunáis unos cuántos amigos, nosotros eramos 10, cinco parejas, y decidimos regalarle un viaje, sí es algo complicado pero no les pudo hacer más ilusión, y es que no es un viaje cualquiera. Es a Londres y para ver a Noel Gallagher en su gira High Flying Birds, ¡uno de sus cantantes preferidos, y en una de las ciudades que más les gusta! Claro que tengo que decir que ambos son dos melómanos y que tampoco fue tan difícil acertar.

Además le regalamos el finde en el hotelazo Waldorf Hilton y con un chófer que les recogerá y les llevará al estadio Wembley Arena que es donde será el concierto.

Las fotitos que os pongo son las que les imprimimos y les fuimos dando una a una en un sobre para que adivinaran cuál era el regalo…

  • La primera fue la de la imagen de Londres con un avioncito con bandera de España… estaba claro que el regalo era un viaje.
  • La segunda fue la del hotelazo… ya empezaban a estar mosqueados porque no sabían muy bien qué más podía haber,  ya estaban encantados.

 

  • El tercer sobre contenía este mapita que hice en plan divertido, con una foto de ellos y el recorrido que harían nada más llegar con su chófer. Del aeropuerto al hotel y de ahí al Wembley Arena¿pero allí para qué?

  • El último sobre contenía esta foto… ¡hubo gritos de alegría! ¡qué emoción! Les encantó, y nosotros encantados de que estuvieran tan felices.

 

  • Por último y para que tuvieran algo material y físico y para que se acordaran de nosotros, le regalamos esta maravillosa máquina de escribir antigua, tiene más de 100 años, una auténtica joya que unos amigos encontraron en Oporto, para su nuevo hogar, y que elegimos porque ella es periodista y a ambos les encanta todo el rollo antiguo y retro.

 

¿Qué os parece? ¿Vosotros también pensáis que los regalos personalizados son muy originales y algo que les puede encantar a todos los novios?

No perdáis de vista mis post porque os va a encantar la boda de Mario y Bea 🙂

 

Leave a Comment.